Conecta con nosotros

App

Pequeña Alessia que nació prematura en estado crítico se recupera en Lima

Fue trasladada en vuelo de emergencia desde Chachapoyas.

Publicado

en

La pequeñita Alessia, en grave estado, fue evacuada de Amazonas a Lima en vuelo aeromédico de la FAP financiado por el SIS. Hoy, siete meses después, se ha recuperado, está sana, es bien juguetona y goza del amor de sus padres. En los últimos dos años el SIS ha financiado más de 32 mil atenciones de bebés prematuros a nivel nacional.

La pequeña Alessia era esperada con mucha expectativa en el hogar Tuesta-Juwep en la alejada localidad de Santa María Nieva, en las orillas de los ríos Marañón y Nieva, en Amazonas. Pero el destino hizo que naciera a las 33 semanas y con serias afecciones que comprometía su vida por lo que tuvo que ser trasladada en un vuelo de emergencia a Lima en una aeronave de la FAP, gestionado y financiado por el SIS.

Yanira, la joven madre de 17 años, recuerda con tristeza esos momentos, indicando que su bebé medía 28 centímetros, pesaba apenas 900 gramos y tenía dificultad respiratoria (faltaba desarrollar su pulmón), sepsis neonatal (infección a la sangre) y otras complicaciones propias de la prematuridad. El padre, Denilson Tuesta Jima (20), buscaba ayuda para atender a su primogénita.

En una ambulancia del hospital de Santa María Nieva fue llevada al nosocomio de Bagua y de ahí al hospital Virgen de Fátima de Chachapoyas, siempre acompañada de sus jóvenes padres. Hasta esa ciudad llegó el vuelo FAP con médicos del SAMU y fue evacuada a Lima e internada en el hospital Santa Rosa de Pueblo Libre.

Todos los traslados fueron cubiertos por el SIS, así como la atención médica que le brindaron en el riesgoso nacimiento y los más de tres meses de tratamiento e internamiento, hasta que fue dada de alta a fines de julio, totalmente restablecida.

Anuncio

“Yo estoy muy agradecida al SIS. Gracias a ellos mi hija está viva. Su ayuda fue oportuna para lograr llevarla a Lima donde se recuperó y ahora está con nosotros”, nos contó la feliz madre desde Santa María Nieva, a donde regresó a forjar su nueva familia.

La pequeña Alessia está creciendo dentro de la normalidad esperada. Es vivaz, inquieta, bastante activa, todavía no gatea, pero ya se sienta y no para de sonreírle a su mamá, quien ve embelesada a su hija y disfruta cada instante de sus juegos, sus ojos pícaros y los balbuceos, sobre todo cuando parece decir ¡mamá!.

“Vamos Cantando”

Cargar más

Instagram

Lo más visto