Connect with us

Destacados

ANP invoca respeto y responsabilidad en coberturas periodísticas

Published

on

  • Necesitamos más que nunca periodistas y periodismo responsable socialmente.

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú, en circunstancias excepcionales como las que vive el país, ve perpleja cómo algunos reporteros/as de las cadenas nacionales de televisión hacen de la pandemia un espectáculo.

En estado de emergencia nacional la ciudadanía necesita información equilibrada, coberturas de fondo, llamados a la tranquilidad y mesura en una situación inédita para la población mundial. Es en coyunturas como estas en las que el periodismo debe sacar lo mejor de sí. Debe demostrar porqué es considerado a nivel mundial un servicio esencial junto a la tarea de personal de salud, fuerzas del orden y proveedores de alimentos.

Es inadmisible que prime la lógica de acaparar la atención de la audiencia despertando el morbo y reforzando estereotipos de género que estigmatizan a las personas por cumplir determinadas labores familiares o sociales -como ha sucedido en las últimas horas-. Informar sí, pero con respeto y responsabilidad. La errática directriz empresarial de ganar audiencia a cualquier precio no puede ni debe supeditarlo todo. La pandemia debe convertirse en una oportunidad para recuperar la confianza de la ciudadanía en periodistas y medios de comunicación.

Lamentablemente, el comportamiento de unos pocos, injustamente pone en tela de juicio a todo un sector que nacional, regional y localmente está haciendo denodados esfuerzos para seguir informando a pesar de las limitaciones de todo orden. Frente a algunos/as irresponsables -que son los menos- hay periodistas haciendo de los medios un servicio público. Poniendo en riesgo su propia integridad en las coberturas, batallando contra el vendaval de noticias falsas, en jornadas informativas interminables y desgastados emocionalmente cubriendo la tragedia.

Finalmente, la ANP invoca a priorizar el sentido más esencial de nuestra profesión. El periodista no debe recurrir en su tarea informativa al sensacionalismo o la obscenidad. Menos aún emplear criterios de discriminación racial, ideológica o de sexo, ni inducir a la confusión o desnaturalizar las opiniones, tergiversándolas o extrayéndolas maliciosamente de su contexto.

Advertisement
Anuncio

Facebook

Lo más visto