Conecta con nosotros

App

¡Arboricidio o ecosuicidio para Chachapoyas, la ciudad jardín y el planeta!

Publicado

en

La bióloga Elizabeth Terán Reátegui, CEO de Fundación ECO VERDE y activa promotora del desarrollo ambiental, cultural y turístico sostenible, mediante sus redes sociales, se pronunció sobre los hechos ocurridos con la tala de árboles en Santa Rosa de Pedro Castro en Chachapoyas.

Terán Reátegui, inicia su escrito con esta interrogante: ¿Que nos pasa?, para luego responderse: Increíble que no haya sido posible detener el crimen ambiental de la tala de árboles del sector Santa Rosa de Pedro Castro Alva, un bosque que, a no dudarlo, era un pulmón de Chachapoyas, además de un controlador de la erosión y parte de la belleza paisajística de la ciudad, ¡un lugar donde la niñez de la zona encontraba un lugar para recrearse y sin duda para soñar también!

Una zona también para la actividad artística reflejada en la fotografía y para el deporte de caminata o trekking, irreparable el daño causado, ya había árboles maduros, frondosos, pero como siempre en nuestra soñada ciudad Jardín, el verde retrocede, ¿y nuestras autoridades?

Que lamentable, con una sordomudez total al clamor de la tierra y la gente que la defiende.  Destacada actuación de los pobladores que por todos los medios a su alcance trataron de defender su bosque, sembrado, cuidado y protegido por ellos, que orgullo tener gente de ese calibre, defendiendo sus árboles, porque ellos los sembraron, y no había ningún derecho a tumbarlos con una brutalidad total y vergonzante, en un pueblo que se precia y reconoce como culto; lo sucedido es una barbarie, no tiene otro calificativo.

¿Qué pasó con las autoridades, es que en Chachapoyas cualquiera puede actuar así?

Anuncio

¡El daño causado es irreversible!

Loading...

Señor alcalde desconocemos el problema legal referido a la titularidad de la tierra, pero es necesario controlar el crecimiento desordenado de Chachapoyas, en manos del municipio está el otorgar licencias y la autorización del uso de suelos, y sobre todo en zonas que tienen que destinarse para arborización y protección, que era el papel que cumplía el bosque destruido.

Con lo sucedido es necesario la declaratoria por parte del municipio de árboles patrimoniales e intangibilización de zonas verdes para la ciudad; quizás en algunos casos el municipio deberá adquirir zonas para este fin, si no queremos ver a la aún bella, pero en franco proceso de marchitez Chachapoyas, camino a la tugurización; el compromiso y deber es de todos, pueblo y “autoridades comprometidas con la temática ambiental y cultural”, pero no enmudecidas e indiferentes!….Les dejó con algunos cuestionamientos:

  1. Somos realmente una ciudad que está comprometida y anhela un desarrollo armónico en la vía del cumplimiento de los ODS?
  2. ¿Sirven de algo las tan promocionadas campañas de reforestación promovidas con bombos y platillos, en una ciudad que no da ni una voz de alarma ante estos hechos por parte de los entes competentes, y que destruye siempre lo poco de verde que tenemos?
  3. Desde el punto de vista turístico, ¿somos realmente un destino sostenible así?, donde se está matando brutalmente lo verde y con muchos problemas ambientales más (como el botadero de basura, por ejemplo); y con autoridades que no se manifiestan al respecto?
  4. Somos realmente un pueblo culto?

¡Particularmente estoy unida a la población que trató de defender y reclamó, y protestó por tener el bosque en pie!   Lo sucedido es realmente una gran desgracia para nuestra ciudad, y no habrá sanción, si es que la hay, para los que mataron esta área de la ciudad que pueda resarcir el daño causado.

Así estuvieron los pobladores de Santa Rosa, protestando, ¡¡indignados y nada se pudo hacer!!

Anuncio
Loading...

Twitter

Facebook

Instagram

Lo más visto